Noticias

Conmemoración del Día Mundial de la Salud Sexual 2020

4 Septiembre 2020

Ciudad de México, 04 de septiembre, 2020.- Se llevó a cabo la Conferencia de Prensa organizada por la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología (FEMESS) en el marco del Día Mundial de la Salud Sexual. La Conferencia de Prensa tuvo lugar para dar a conocer las estrategias de diversas instituciones que promueven la educación sexual y reproductiva en México bajo la perspectiva de los derechos humanos. 

Esther Corona, Vicepresidenta de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, mencionó que este día se conmemora para dar a conocer los derechos sexuales y reproductivos y su integración a la sociedad con la ayuda de los medios de comunicación. En este 2020, el lema del Día Mundial de la Salud Sexual es “el placer sexual en tiempos de Covid-19” con el fin de dar a conocer el rol que juega el placer en la vida diaria incluso en situaciones de emergencia. 

Karla Berdichevsky, Directora General del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, indicó que el acceso a la salud sexual y reproductiva es un derecho que debe ser garantizado como servicios esenciales. En este marco y enfatizando en las consecuencias de la pandemia; la garantía de los derechos sexuales no debe interrumpirse.

Por su parte, Gabriela Rivera, Oficial Nacional de Salud Sexual y Reproductiva del UNFPA en México, comentó que a pesar de que han existido a través de los años esfuerzos que han llevado a la región de América Latina a la vanguardia del reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, los retos continúan y se intensifican a lo largo de la pandemia. Para lograr cumplir con las metas de la Agenda 2030 y a nivel nacional con los de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA) se requiere redoblar esfuerzos revisando la legislación, normas y prácticas que restrinjan el acceso a los servicios amigables y a la educación integral en sexualidad, asegurando información certera sobre el cuidado de la salud sexual sin discriminación de ningún tipo y salvaguardar la laicidad del Estado. 

En representación del Consejo Nacional de Población (CONAPO) , Gabriela Mejia, Directora de Estudios Socioeconómicos, expuso que ante el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos es fundamental asegurar el “derecho a decidir de forma libre, autónoma e informada sobre nuestro cuerpo y nuestra sexualidad”. 

Asimismo, Roberto Zedillo Ortega, miembro de la Presidencia del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación CONAPRED, comentó que el reto en el país es lograr que todas las personas tengan acceso a estos derechos y a los servicios de salud que se brindan sin discriminación. La garantía de los derechos sexuales sin discriminación, es el requisito para que toda la población tenga acceso a los servicios de salud ya existentes y nuevas estrategias enfocadas en la salud sexual y reproductiva. 

Eusebio Rubio, Director General de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual AC AMSSAC,  indicó que la formación de sinergias en el proceso de progresión de los derechos sexuales y reproductivos es la clave y el éxito para seguir garantizando los derechos en la sociedad. La educación sexual debe ser un medio que favorezca el desarrollo de un país. Adicionalmente, en la intervención de Ana Maria Delgado, Presidenta de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología AC FEMESS recordó que el Día Mundial de la Salud Sexual tiene como objetivo promover una mayor conciencia social para el reconocimiento de los derechos sexuales como parte de los derechos universales.

El Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, el Fondo de Población de las Naciones Unidas en México, el Consejo Nacional de Población, la Asociación Mundial para la Salud Sexual, la Asociación Mexicana para la Salud Sexual y entre otras organizaciones hicieron un llamado para que este día sea reconocido a nivel nacional e internacional celebrando la importancia de la salud sexual en el bienestar de las personas, así como continuar impulsando la creación de nuevas alianzas que permitan fortalecer las estrategias dentro de la salud sexual y reproductiva.