Comunicado de prensa

Países Acuerdan Acelerar Acciones para la Plena Implementación de Plan sobre Población y Desarrollo Histórico, Destacando la Importancia de Alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible

1 Abril 2019

NACIONES UNIDAS, Nueva York – Los Estados Miembros de las Naciones Unidas refrendaron el día de hoy su compromiso con la implementación de las metas y objetivos del Programa de Acción adoptado durante la trascendental Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD) celebrada en El Cairo en el año de 1994. Por medio de una declaración conjunta, los países expresaron su acuerdo en el sentido de que la implementación plena de dicho Programa de Acción es fundamental para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible contenidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La 52a sesión de la Comisión sobre Población y Desarrollo de las Naciones Unidas, que fue inaugurada el 1º de abril en la Sede de las Naciones Unidas, continuará hasta el 5 de abril. Durante dicha reunión, los países analizarán los logros alcanzados en la implementación del Programa de Acción, además de las brechas y los retos actuales para el logro de sus metas y objetivos. También habrán de definir de qué manera su implementación contribuye al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible pertinentes.

"Si consideramos las metas en lo que respecta a la pobreza en los países menos desarrollados, la problemática del matrimonio infantil o las personas que viven en barrios marginales urbanos, aun cuando es probable que el porcentaje de personas afectadas esté disminuyendo, su número continúa al alza", advierte la Sra. Amina Mohammed, Vicesecretaria General de las Naciones Unidas.

Importantes avances y retos significativos en la implementación del Programa de Acción

De acuerdo con los informes del Secretario General de las Naciones Unidas, el mundo ha sido testigo de importantes avances en la implementación del Programa de Acción de la CIPD, que fue adoptado hace 25 años. Algunos ejemplos de lo anterior incluyen el mayor acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, la disminución de la mortalidad materno-infantil, el aumento en la expectativa de vida y los avances alcanzados en materia de igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

"Si bien resulta válido celebrar nuestros logros, también debemos prepararnos para un mundo con una población más numerosa, con una edad más avanzada, más abierta a cambiar de lugar y más urbanizada que nunca", hace notar el Sr. Liu Zhenmin, Secretario General Adjunto para Asuntos Económicos y Sociales.

Entre 1994 y 2019, la tasa global de fecundidad se redujo de 2.9 a 2.5 nacimientos por mujer. Sin embargo, los niveles de fecundidad continúan siendo elevados en el África Subsahariana (4.8), el Sur y el Centro de Asia (2.4), Oceanía, excluyendo a Australia y Nueva Zelanda (3.4), y Asia Occidental y el Norte de África (2.9).

Desde 1994, la tasa de mortalidad entre menores de 5 años se ha reducido en más de la mitad, pasando de 89 a 41 muertes por cada 1,000 nacidos vivos. No obstante, hoy en día una niña o niño nacido en el África Subsahariana tiene 15 veces más probabilidades de morir antes de cumplir los 5 años en comparación con una niña o niño nacido en las regiones más desarrolladas.

A pesar de los importantes avances alcanzados, la razón de mortalidad materna a nivel global todavía está por encima del objetivo trazado en el año de 1994.

"De manera fundamental, la CIPD reconoce que los derechos de las personas, sus decisiones y su bienestar son componentes esenciales para alcanzar el desarrollo sostenible", afirma la Dra. Natalia Kanem, Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva del UNFPA, el Fondo de Población de las Naciones Unidas. "Veinticinco años de evidencia y práctica continúan avalando este consenso".

El acceso a servicios de salud sexual y reproductiva es fundamental para el desarrollo sostenible

El uso de métodos de planificación familiar modernos se ha incrementado notablemente. A nivel mundial, la proporción de la necesidad de planificación familiar expresada por las mujeres en edad reproductiva casadas o que viven en unión libre satisfecha a través de métodos anticonceptivos modernos aumentó de un 72 por ciento en 1994 a un 78 por ciento en 2019. No obstante, en 44 países, la mayoría de ellos en el África Subsahariana y Oceanía, menos de la mitad de la demanda de planificación familiar de las mujeres está siendo satisfecha a través del uso de métodos modernos,

A nivel mundial, la tasa de natalidad en adolescentes de entre 15 y 19 años se redujo de 65 nacimientos por cada 1,000 mujeres alrededor de 1994, a 44 por cada 1,000 en la actualidad. Los niveles de maternidad adolescente más altos se encuentran en el África Subsahariana (101 nacimientos por cada 1,000 adolescentes) y en América Latina y el Caribe (61).

De acuerdo con la Embajadora de Buena Voluntad del UNFPA, Ashley Judd, la oradora principal, "la salud sexual y reproductiva de las niñas y las mujeres es esencial para la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible".

Los informes de las Naciones Unidas resaltan la importancia de garantizar el acceso universal a servicios de salud sexual y reproductiva para reducir los niveles de mortalidad materno-infantil. Típicamente, esas políticas también conducen a una disminución en la tasa de natalidad.

Mejorar la calidad y la cobertura de la educación y ampliar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva ayuda a los países a aprovechar los beneficios potenciales del dividendo demográfico.

La población mundial se encuentra envejeciendo con ritmos y tiempos diferentes dependiendo de la región.

En los 25 años transcurridos desde que los países se reunieron en El Cairo, la expectativa de vida ha aumentado de manera importante. De 1994 a la fecha, la expectativa de vida al nacer a nivel mundial aumentó de 65 a 72 años. Sin embargo, si bien es cierto que en una comparación entre los países en las regiones más desarrolladas y los países menos desarrollados la brecha en la expectativa de vida al nacer se redujo en una proporción de 7 años desde 1994, al día de hoy esa brecha continúa siendo de 15 años.

Se estima que, para el año 2050, la proporción de personas de 65 años o más alcanzará un 28 por ciento en Europa y un 23 por ciento en Norteamérica. Muchos adultos mayores, especialmente en los países en vías de desarrollo, no pueden cubrir sus gastos básicos. A medida que el número de personas de la tercera edad continúa creciendo en todas las regiones del mundo, lo mismo sucede con la necesidad de hacer frente a la mayor incidencia de la fragilidad relacionada con la edad y la necesidad de contar con servicios de salud de alta calidad de modo que las personas puedan disfrutar de vidas más largas, saludables y productivas.

El crecimiento poblacional futuro estará concentrado en las áreas urbanas de África y Asia.

Hoy en día, el 56 por ciento de la población mundial reside en zonas urbanas, una proporción que se espera aumente a un 68 por ciento para el año 2050. Aproximadamente el 90 por ciento de este crecimiento urbano tendrá lugar en África y Asia.

La expansión urbana no planificada o mal gestionada, combinada con patrones de producción y consumo insostenibles, a menudo se traduce en un crecimiento urbano incontrolado y niveles de contaminación y degradación ambiental más elevados. Las políticas de gestión del crecimiento urbano necesitan garantizar el acceso a infraestructura y servicios sociales para todas las personas, con un énfasis particular en las necesidades de las personas pobres y urbanas y otros grupos vulnerables en lo que respecta a vivienda, educación, atención a la salud, trabajo digno y un entorno seguro.

Durante la sesión actual de la Comisión sobre Población y Desarrollo, representantes y expertos de los Estados Miembros de las Naciones Unidas, organismos de las Naciones Unidas y la sociedad civil se reunirán para abordar el tema "Revisión y Valoración del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo y su contribución al seguimiento y la revisión de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible". Las deliberaciones de la Comisión ayudarán a los países a abordar diversas problemáticas de población críticas durante el Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible, que será organizado por el Consejo Económico y Social en el mes de julio del 2019.