Usted está aquí

Hacinamiento en las salas de los hospitales lleva a realizar cesáreas en el banca de un parque.

PORT-AU-PRINCE- Seis días después del devastador terremoto que golpeó Haití, los hospitales de la capital, Puerto Príncipe, se encuentran desbordados por las víctimas. Muchos llegan con miembros aplastados o huesos fracturados. Sin embargo, hay otro tipo de emergencia que, aunque vez menos visible, puede resultar igualmente mortal: los partos en condiciones insalubres y sin acceso a atención médica adecuada.

El riesgo para una mujer embarazada que da a luz en estas condiciones es enorme, y puede ser mortal si se presentan complicaciones como hemorragias, parto obstruido o subida de la presión arterial. Las situaciones de emergencia llevan a que se prescinda de artículos tan necesarios para la higiene diaria como toallas sanitarias y jabón. Ante las dificultades de los hospitales para satisfacer las necesidades de los miles de heridos, las salas de parto se están utilizando para intervenciones quirúrgicas y tratamiento ortopédico debido a la abrumadora cantidad y gravedad de lesiones de este tipo que se produjeron como consecuencia de los derrumbes.

Se espera que el Hospital General, cerca del centro de la ciudad, y la clínica de maternidad, Maternité Isaie Gentil, vuelvan a abrir sus salas de maternidad el lunes, 18 de enero. El Dr. Alex Laségue, Director del Hospital General, dijo que el sábado los médicos de su hospital habían realizado dos cesáreas y que ayudó en dos partos naturales en un banco del parque fuera del hospital. "Rompió aguas, y no había otro sitio para el parto", dijo.

Existen más de 60 comunidades en las inmediaciones de Port-au-Prince, grandes grupos de personas que han perdido sus viviendas y están acampando en tiendas de campaña improvisadas hechas de hojas y palos. El UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas, estima en 37.000 el número de mujeres embarazadas entre la población afectada que necesitan de los servicios de salud materna. El UNFPA lleva 30 años trabajando en Haití y ahora constituye una parte fundamental del equipo de las Naciones Unidas para ayudar a la población afectada. Entrega de equipos de seguridad y “kits de diginidad” con toallas sanitarias, jabón y otros artículos de higiene personal han sido entregados y más están en camino, un paso pequeño pero importante en el camino de vuelta a la normalidad de esta ciudad devastada.

En Puerto Principe: Trygve Olfarnes Tel: +507 6400 6653 (mobile and sms) Satellite: + 881 631 692 731 e mail: olfarnes@unfpa.org En New York: Jessica Malter, Tel: + 1 212 297 5190 (mobile) 646-732-0047 malter@unpfa.org Omar Gharzeddine, Tel: + 1 212 297 5028 gharzeddine@unfpa.org